26 Abr

Cómo crear el mejor concurso en redes sociales

Me encanta un concurso en redes sociales porque vivo en Internet, hago vida dentro de la tecnología. Unos tal vez se sorprendan, otros tal vez disfruten, pero trato de vivir los algoritmos porque sé que en poco tiempo estas versiones van a estar olvidadas, ellos van a evolucionar y tenemos que conocerlos, tenemos que saber relacionarnos con ellos. Los algoritmos empiezan en la mente de cada humano, luego al “aparato” y después a la vida misma, es una recursividad. Miren esto…

Mi Whatsapp prendió, era mi sobrino, un millenial que me enviaba un mensaje desde la otra parte de la ciudad: Echa un vistazo al tweet de @CinexVe y ahí empezó el viaje al algoritmo y mi participación en el concurso en las redes sociales.

Click al mensaje y caí en el reto:

Fui a su web, como me lo pedía, leí EL POST, un manuscrito donde me pedía que redactara un tweet de cómo defendería a la tierra contra los alienígenas, y me dispuse a soltar mis tweets “dizque” creativos como me lo pedía el algoritmo y zas, lo complací, no con uno, sino con dos, era en la 4DX Premier exclusiva con mi sobrino. Yo estuve dispuesto a ganar el concurso en las redes sociales de Cinex

Para los que no conocen a Laudin, es un tipo que está en unas vallas en Caracas que promete que puedes dejar de fumar en horas si te dejas hipnotizar por él, ah, y le pagas.

El día lunes 20, tal como lo anunció el algoritmo de Cinex en el concurso de sus redes sociales, me llegó mi tweet anunciándome como ganador, luego tweet para allá, tweet para acá, un fallo en la cuenta de correo que me enviaron pero concretamos. ¡Listo! Me sentí como en un UltraRace de 54Km corriendo por dentro del algoritmo. ¡Bravo! Le avisé a mi sobrino y saltamos: ¡Ganamos, ganamos, ganamos!

Del algoritmo a la vida humana: Nada, el lunes a las 4 pm lo estaba recogiendo para irnos al San Ignacio, pedir las entradas y vacilarnos esta película en exclusivo. Llegamos, el joven que debía entregarnos las entradas me había dado su número móvil y lo llamé: “No he llegado, llego en 10 minutos…” Los anfitriones amablemente nos hicieron pasar a la parte de arriba, luego el joven nos localizó para darnos las entradas y listo. El asunto estaba forrado total en Día de la Independencia, tenían tatuadores, una cápsula para tomarse fotos, un backing inmenso y un ambiente musical genial con Cold Play de fondo.

La película: ¡Genial! En todo esto hay algo que me llama la atención acerca de este concurso en las redes sociales. Cinex tiene más de 600 mil seguidores en Twitter y la etiqueta #contraataqueen4dx solo captó a un poco más de 40 tweets en tres o cuatro días. ¿Qué sucedió aquí?

La importancia de ejecutar el algoritmo de cómo piensa el humano y cómo es el “rally” de pasar de una plataforma a otra:

Primero, el concurso era en Twitter y me hicieron salirme de mi ecosistema para ir una web donde había todo un manuscrito del concurso. Error.

Segundo, el manuscrito estaba en letras muy pequeñas en una web NO responvi. Error.

Tercero, el lenguaje era distante, poco creativo. Ellos casi contra nosotros. Error.

Cuarto, la mecánica tenía desperdicios en instrucciones. Error.

Quinto, las condiciones, las condiciones, las condiciones… ¿Hasta cuándo tanta condición?

Sexto, la ejecución por el humano que nos atendió, aunque llegó un poco tarde, fue excelente.

Séptimo: la integración nuestra en la redes sociales fue excelente, miren nuestras caras.

En los concursos on line deben aplicar la máxima de Menos es Más, se trata del fan, no de la marca, se trata del fan, no de las condiciones casi legales de la marca, se trata del fan, no del proceso de community manager, se trata del fan no de las marcas, se trata de 8 segundos para lograr el cometido. El 1, 2 y 3 funciona perfecto para estos casos.

Es todo amigos, vayan a ver la película, un poco agringada ella, pero pasas un buen momento.

Seguimos on line,

José Gregorio Aldana

He subido todas las montañas del mundo... caminando, soñando y el resto con Google Maps. Soy un estratega digital y me dedico a configurar humanos para poder transformar empresas.