Inicio / Recursos / Estrategias / Estrategia web, cómo organizar las ideas

Estrategia web, cómo organizar las ideas

Inicio / Recursos / Estrategias / Estrategia web, cómo organizar las ideas

Estrategia web, cómo organizar las ideas

Estrategia web, cómo organizar las ideas

Para una estrategia web siempre recomiendo la pesca de ideas o lo que es conocido como Lluvia de Ideas, Tormenta de Ideas o Brainstorming, es lo ideal para iniciar un proyecto.

Llegan tantas ideas a la cabeza, tantas manera de hacer las cosas, tantas buenas prácticas, que te  quedas atascado en seguir buscando, seguir pensando, seguir aprendiendo y seguir validando lo que quieres hacer, a veces es tanta la “pensadera”, que llegas a desgastarte y dejar la idea por allí.

El Brainstorming es probablemente la técnica más antigua y más conocida, al menos de nombre. Su creador, Alex Osborn, lo describió en su libro Applied Imagination, publicado el 1954, aun cuando él ya lo venía utilizando desde el 1939.

Para crear una estrategia web existen métodos muy prácticos para organizar las ideas

Una estrategia web necesita ideas y sin son novedosas mucho mejor, mira el caso de Airbnb.com y la tormenta de ideas es un proceso que te ayuda hacer brotar las ideas, desbloquear la mente y “atraparlas” para que, ya, de una vez, las tengas claras, precisas y que no se te escapen a ninguna parte. La idea es hacer un pacto contigo mismo y con tus ideas. Estos son los pasos que yo practico:

  1. Prepárate mentalmente: este proceso debe estar libre de juicios, de peros, de saboteo, los benditos “peruesque”. Este es un proceso para volar, para “triprearse” las ideas, para dejarla escrita de por vida. Usa tu aplicación de notas favoritas, yo uso Google Keep, todo lo que deseas para tu proyecto digital anótalo ahí. No rechaces ninguna idea por muy disparatada que parezca.
  2. Ponte el tiempo: debes decirte cuanto tiempo va a durar esto y respetarte esa decisión. Yo te recomiendo, no menos de un día y si crees que debe ser más, agrándalo pero respétalo.
  3. “Desestructúrate”: este es un proceso creativo y como todo proceso creativo debes hacer que tu cerebro se mueva en ambos hemisferios según los estudiosos. ¿Qué quiere decir esto? No quieras organizar la lista por temas o por procesos o categorías, no le metas número, que si uno, uno punto uno, uno punto uno punto dos. Nada de eso. Solo anota, mientras más libre te sientas con esa hoja va a ser mucho más productiva.
  4. Pregúntate y respóndete: ¿qué quiero para mi proyecto? Y anota. Desde lo más ambicioso hasta lo más trivial o elemental. Mientras más anotes, mucho mejor.
  5. Cierra la jornada: este quizás sea el paso más difícil porque una vez cerrado este proceso no puedes volver abrirlo hasta que no termines tu proyecto y veas la necesidad de hacer una nueva fase o una nueva versión de él. Este proceso debe tener un tiempo finito.

Preguntas que te pueden ayudar a mejorar la lista de ideas para una estrategia web:

  • ¿A quién va dirigido mi estrategia web, producto o servicio?
  • ¿Quién ha hecho algo similar?
  • ¿De qué manera podría montarla en Internet?
  • ¿Cómo podría conseguir la gente que le interesa mi estrategia web, producto o servicio?

Conoce la guía de cómo abordar una estrategia efectiva en Facebook

Si quieres adentrarte más en este tema para crear una buena estrategia web, mira estas reglas básicas de su creador:

  1. Suspender el juicio. Eliminar toda crítica. Cuando brotan las ideas no se permite ningún comentario crítico. Se anotan todas las ideas. La evaluación se reserva para después. Se tiene que posponer el juicio adverso de las ideas. Hemos estado tan entrenados a ser instantáneamente analíticos, prácticos y convergentes en nuestro pensamiento que esta regla resulta difícil de seguir, pero es crucial. Crear y juzgar al mismo tiempo es como echar agua caliente y fría en el mismo cubo. Es contraproducente para una estrategia web.
  2. Pensar libremente. Es muy importante la libertad de emisión. Los pensamientos salvajes están bién. Las ideas imposibles o inimaginables están bién. De hecho, en cada sesión tendría que haber alguna idea suficientemente disparatada que provocara risa a todo el grupo. Hace falta recordar que las ideas prácticas a menudo nacen de otras impracticables o imposibles. Permitiéndote pensar fuera de los límites de lo habitual, de lo normal, pueden surgir soluciones nuevas y geniales. Algunas ideas salvajes se transforman en prácticas. Cuanto más enérgica sea la idea, mejores pueden ser los resultados; es más fácil perfeccionar una idea que emitir una de nueva. Esto es lo que necesita una buena estrategia web.
  3. La cantidad es importante. Hace falta concentrarse en generar un gran número de ideas que posteriormente se puedan revisar. Cuanto más grande sea el número de ideas, más fácil es escoger entre ellas. Hay dos razones para desear una gran cantidad de ideas. Primero, parece que las ideas obvias, habituales, gastadas, impracticables vienen primero a la mente, de forma que es probable que las primeras 20 o 25 ideas no sean frescas ni creativas. Segundo, cuanto más larga sea la lista, más habrá que escoger, adaptar o combinar. En algunas sesiones, se fija el objetivo de conseguir un número determinado de ideas, del orden de 50 o 100, antes de acabar la reunión para ir definiendo la estrategia web.
  4. El efecto multiplicador. Se busca la combinación de ideaciones y sus mejoras. Además de contribuir con las propias ideas, los participantes pueden sugerir mejoras de las ideas de los demás o conseguir una idea mejor a partir de otras dos. ¿Qué tiene de bueno la idea que han dicho? ¿Qué se puede hacer para mejorarla o para hacerla más salvaje? Utiliza las ideas de los demás como estímulo para tu mejora o variación. A veces, cambiar sólo un aspecto de una solución impracticable la puede convertir en una gran solución genial para tu estrategia web.

Para entrarle a la sesión de la tormenta de ideas a fin de empezar a generar una estrategia web, mira esta estructura:

  • Escoger un secretario Alguien que se encargue de grabar las ideas. Preferiblemente, habría que escribir las ideas en una pizarra o en cartulinas colgadas en una pared de manera que todo el grupo las pueda ver, a mi me gusta el video beam. Si no es posible, escribirlas en un papel. En una sesión ideal, el secretario tendría que ser una persona que sólo hiciera esto, pues es difícil estar pensativo y ser creativo y estar anotando al mismo tiempo. En sesiones pequeñas, el secretario acostumbra a ser uno de los participantes.En brainstorming individuales es útil utilizar una mapa de ideas en un papel grande o también una cartulina en la pared. (Las letras grandes ayudan a mantener presentes las ideas. De hecho, se dice que usar un papel DIN A2 en lugar de DIN A4 aumenta la creatividad. ¿Porqué no probarlo?). A mi me gusta la nube de palabras, hay varias páginas web que te permiten crearlas en línea.
  • Un moderador para organizar el caos. En grupos de más de tres o cuatro, hace falta tener un moderador para escoger quién será el siguiente en decir una idea y evitar que todo el mundo hable a la vez. Si hace falta, el moderador recordará a los miembros que no inyecten evaluación en la sesión (caso que alguien cuestione, se burle o cosas por el estilo).
  • Mantener el ambiente relajado y alegre. Los juegos creativos fluyen mejor cuando los participantes están relajados y disfrutando y sintiéndose libres para hacer el tonto o ser juguetones. Incluso, picar algo o hacer pajaritas o sombreros de papel mientras se trabaja, incluso si el problema en sí es serio como el cáncer o el abuso a menores. No hay que recordar a la gente que “este es un problema serio” o que “esto es una broma de mal gusto”.Como una ayuda y un estimulo a la creatividad, a menudo es bueno empezar con una sesión de calentamiento de diez minutos, dónde se aborde un problema imaginario. Pensar sobre un problema imaginario libera a la gente y la pone alegre. Después se puede abordar el problema real. Algunos temas imaginarios podrían ser por ejemplo:
    • Como comerse una casa más eficientemente
    • Como iluminar una casa con sólo una bombilla
    • Como mejorar el viaje de casa al trabajo
    • Inventar un nuevo juego olímpico
  • Limitar la sesión. Se tendría que limitar la duración de una sesión típica a unos 15-30 minutos. Sesiones más largas tienden a que se pierda el interés. Por lo general, no se debería superar los treinta minutos, aun cuando es la duración de una sesión “ideal”, según recomienda Osborn. Cuando trabajo solo o no tengo el tiempo ideal para definir, voy haciendo tormenta de ideas en el tiempo, anoto por lo menos una semana muchas ideas, sobre todo cuando se trata de campañas publicitarias.
  • Hacer copias. Tras la sesión, hace falta pasar a limpio la lista de ideas y hacer copias para todos los participantes. No hay que intentar poner la lista en ningún orden concreto. A mi me gusta hacer un nota on line y compartirla con todo el grupo. Google Keep te lo permite. Pinterest es chévere para crear los Pinterest board y tener lo que hemos recogido allí.
  • Añadir y evaluar. Al día siguiente (no el mismo día) el grupo se tendría que volver a encontrar. Primero, se tendrían que compartir las ideas pensadas desde la sesión anterior (incluirlas en la lista fotocopiada o mejor un email). Después, el grupo tendría que evaluar cada una de las ideas y desarrollar las que prometan más para poderlas llevar a la práctica.Durante las sesiones de evaluación, las ideas salvajes se convierten en prácticas o utilizadas para sugerir soluciones realistas. El énfasis hay que ponerlo en el análisis y en temas del mundo real. A veces se dividen las ideas encontradas que se creen útiles en tres grupos:
    1. Ideas de utilidad inmediata. Las ideas que podrás usar inmediatamente.
    2. Áreas para explorar más ampliamente. Estas ideas hace falta investigarlas, seguirlas, pensar, discutirlas más ampliamente, etc.
    3. Nuevas aproximaciones al problema. Estas ideas sugieren nuevas maneras de mirar el tema.

    Hay que tener en cuenta que la evaluación no se hace el mismo día que la sesión de brainstorming. Esto hace que la sesión de ideas sea más libre (sin el temor de la evaluación inmediata) y permite un tiempo de incubación de más ideas y un tiempo para pensar sobre las ideas que han surgido.

Variantes del brainstorming que pueden ayudarte a definir tu estrategia web

Desde su creación se han derivado un considerable número de variantes y existen algunas variantes a las que se ha dado nombre propio. Esto ayuda a ampliar tu lista para tu estrategia web:

Según Czichos (1993), Schlicksupp (1992) y Werneck y Ullmann (1973), se pueden diferenciar, por ejemplo, las siguientes variantes:

Listo, empieza y anota. Nos vemos en el siguientes post. Ah, y no te olvides de comentarme cómo te fue.

¡Vamos!

 

predicciones digitales para el 2017

Predicciones digitales 2017

Comentarios